Unos de los problemas principales que se  presentan a diario es cuando los niños no quieren comer, ya es algo clásico y rutinario que repetitivamente provoca un malestar general a los padres y al entorno en general.

Esta actitud de rechazo puede alterar el compartir  familiar y resultar verdaderamente molesto, ya que demanda tiempo y mucha paciencia, a pesar de ello, no vale la pena montar en cólera ante un hijo inapetente.

Causas:

  • El tamaño de las raciones, cantidad no es lo mismo que calidad.
  • Puede ser debida a que el niño esté atravesando un mal momento familiar: el nacimiento de un hermano, falta de dedicación de sus padres.
  • Comer golosinas, galletas,  provoca que se mantenga simplemente lleno.
  • Una madre autoritaria y nerviosa que crea un ambiente tenso de disgusto, con prisas y amenazas en vez de hacer de la hora de la comida un momento agradable de diálogo, tranquilidad y afectividad.
  • Cuando el niño  come a cualquier hora,  menos a las horas de las comidas.
  • Durante una enfermedad, el apetito desciende a un bajo nivel por razones fisiológicas,  no se le puede obligar hasta la  cura de la enfermedad, ya recuperado, la necesidad de alimento regresará.
  • Hay que comprender que  el niño sienta rechazo de ciertos tipos de alimentos. Los bebés por ejemplo, en su primera etapa comen mucho, ya que su único alimento es la leche materna, luego  al cambiar a alimentación sólida, ya no necesitan ingerir tanto, pues están recibiendo una alimentación equilibrada y sana.
  • Debemos procurar evitar tensiones y disgustos y así crear un niño con otra actitud.
  • Debemos servir la comida con mucha agilidad y motivar al niño para que no se dilate demasiado la hora de la comida. Es preferible quitarle el plato en un tiempo prudencial que dejarlo durante horas delante de el.

Hábitos de Alimentación:

  1. Es importante que se respete un horario fijo para las comidas.
  2. Debe comer en un sitio destinado para ello y procurar que siempre sea el mismo y  aprender que no puede levantarse hasta que no termine de comer.
  3. Proporciónale una alimentación variada y sobre todo que tenga mucho color.
  4. Un error gravísimo en el que caen muchas madres es prepararle sólo las comidas que a ellos  les gusta. La madre tiene que decidir lo que debe comer el niño, no al contrario.
  5.  Esto no quiere decir que deba gustarles absolutamente todo. Hay platos que no gustan y esto es normal y se debe respetar. Si un niño come una alimentación variada y sana, no pasa nada porque haya algún alimento que no le guste.
  6. No fomentes la actitud pasiva en el niño, entreteniéndole con cuentos, juguetes o televisión mientras le das de comer. La hora de la comida es la hora de la comida.
  7. Ponle una cantidad adecuada para que se termine el plato. Para el niño es muy gratificante terminarse todo y luego pedir más.
  8. No puedes exigir muchas normas en la comida desde el primer momento.
  9. No frenes su desarrollo.
  10. No utilices el alimento como premio o castigo.

TIPS EFECTIVOS PARA QUE LOS NIÑOS COMAN

  • Hacer de la hora de la comida un momento divertido.
  • No lo presiones.
  • Haz atractivos los platos
  • Utiliza tu imaginación para hacer agradable los platos que menos le gustan.

Otros TEMAS de interés:

descarga-1

Si te gustó la información no te olvides compartirla, para que muchas personas estén informadas al igual que tú y luzcan muy bien.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here